Páginas

jueves, 25 de octubre de 2012

LICENCIAS LIBRES

Herramientas de transformación social o nuevas formas de totalitarismo.



Hace tres años cursando la asignatura educación Social y TIC tuvimos la oportunidad de aprender infinidad de cosas acerca de  las tecnologías de la información y la comunicación sin duda, al menos para mí, comenzó un divertido camino lleno de nuevas oportunidades de aprendizaje. Ya en esa asignatura conocimos las licencias Creative Commons, lo que más me gusto de esta nueva forma de licencias creativas era la filosofía que hay detrás, y que además va muy unido al concepto de web 2.0. Creative Commons es un proyecto internacional que nació con el propósito de fortalecer a creadores dándoles la oportunidad de ser ellos mismos los que definieran los términos en que sus obras pueden ser usadas, que derechos desean entregar y las condiciones de los mismos. Sin duda impulsar ese espíritu de compartir e intercambiar conocimiento, ayudar a su difusión pero sin perder de vista los derechos de los creadores.  Sin duda un espíritu muy vinculado a la idea del bien común, e incluso a la del aprendizaje invisible de Cristóbal Cobo y Jhon Mravec, gracias a que las personas comparten sus creaciones posibilitan que otras miles puedan disfrutar de dicha creación, una libertad antes coartada, encerrada en libros, y en escasas manos.

El primer documental que se emitió en RTVE bajo licencias Creative Commons fue el titulado ¡Copiad malditos copiad! (emitido el pasado abril) un interesantísimo trabajo que plantea la batalla entre el copyright (liderada por grandes compañías discográficas, productoras…) y las licencias libres como Creative Commons, la pretensión de sus creadores fue poner sobre la mesa los nuevos retos éticos y morales que plantea la revolución digital (el enlace al documental y que recomiendo visionar es: http://www.rtve.es/television/documentales/copiad-malditos/) . También existen puntos de debate muy interesantes, los cuáles también salieron en las reflexiones vertidas por mis compañeros en clase, como la de Lorenzo Silva que considera que la red tiene un punto perverso: la postura de los que creen que todo ha de ser gratis incluso en contra de la voluntad de su dueño legítimo. "Decirle a alguien que está obligado a compartir lo que ha creado es un pensamiento totalitario", argumenta el escritor y alerta de que hay que vigilar la imposición de la colectividad de la propiedad ajena.

            Existen además muchas organizaciones y movimientos sociales que entienden la cultura libre como una forma de transformación social, como redes de economía solidaria (http://economiasolidaria.org/noticias/la_cultura_libre_como_forma_de_transformacion_social), aunque es curioso ver como organizaciones dentro de este movimiento no tienen acceso libre a su contenido como ocurre en el caso de esta página web (http://www.investic.net/book/export/s5/170).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada