Páginas

jueves, 25 de octubre de 2012

UNA SOCIEDAD ENREDADA.


Redes Sociales.

Antes de comenzar he de decir que este es uno de los post más difíciles de escribir para mi, de nuevo la pasión, que siento por este “no lugar” y sus posibilidades hace que sea muy difícil ordenar mis ideas.

A lo largo del transcurso de la clase del día 19 de octubre, percibí como un concepto tan extendido como el de red social, no tenia para todo el mundo el mismo significado, muchos de nosotros estamos en varias redes sociales y sin embargo su definición no está tan claro y por lo tanto nos conduce a errores y a identificar algunos medios de comunicación social con una red social.



De nuevo, intentando siempre tener una visión desde la educación social, me quedo con la parte social de todo esto, es decir está claro que las redes sociales no hacen más que reproducir la necesidad del ser humano de buscar espacios para su socialización, como se expone en el prólogo del libro Socionomía de Dolors Reig, viene ya de antiguo, desde la época de Aristóteles (…) que el hombre es un animal social, que necesitamos formar parte de grupos, pertenecer a distintas comunidades a lo largo de nuestras vidas para satisfacer prácticamente todos los aspectos de nuestra humanidad. La evolución de una web de contenidos estáticos, de portales informativos, con una nula interactividad, a la cuestión clave de la web 2.0: un nuevo medio que permite a los usuarios participar de una manera activa en la creación y organización de los contenidos. La Web se convierte en una herramienta de fácil publicación (Ribes, 2007), llegando a un modelo en el que prima la información compartida (Prendes y Castañeda, 2006) y la inteligencia colectiva entendida como la inteligencia que surge de la colaboración y la concurrencia de muchos individuos (Adell, 2010). (Castañeda, L.; González, V. & Serrano, J.L. (2011) Donde habitan los jóvenes: precisiones sobre un mundo de redes sociales. En Martínez, F. y solano, I. Comunicación y relaciones sociales de los jóvenes en la red. Alicante: Marfil. pp 47-63).

Como escuché en el VI Congreso de Educadores Sociales, celebrado en Valencia el pasado mes de Mayo, parece que hemos vuelto a retomar la idea de los ágoras como forma de participación ciudadana, las plazas de los pueblos y las ciudades verdaderos centros de información y de debate se han trasladado a las pantallas de nuestros dispositivos (móviles, tablets, ordenadores…) a la “red”. Es en este punto dónde muchos detractores de las redes sociales apoyan sus argumentos (recuerdo siempre esos tweets que siempre aparecen en momentos de crispación social alentando a la gente a dejar el mundo virtual y pasar a modo analógico apelando al “ciber-ciudadano” a retomar las calles como su espacio natural para mostrar dicha disconformidad) y sin embargo pienso que están totalmente equivocados por dos cuestiones, la primera porque creo que se pueden cambiar los espacios para plasmar tu malestar (también en este sentido veo necesaria un proceso de aprendizaje para la participación en las redes sociales) de hecho hoy por hoy nuestros políticos, por poner un ejemplo, saben el enorme poder que tienen las opiniones en las redes sociales, recordemos la campaña electoral de Barack Obama y la enorme importancia que le doy al uso de las redes sociales en la misma, el asesor de su campaña en las redes sociales fue el cofundador de Facebook. (http://www.tendencias21.net/Las-redes-sociales-fundamentales-para-el-triunfo-de-Obama_a2717.html) aunque tampoco hay que obviar la torpeza de muchos políticos en este sentido al tener perfiles gestionados por terceras personas y empresas y el uso puntual de las mismas, coincidiendo siempre en momentos de campaña electoral.

En España también tenemos algún ejemplo que merece la pena seguir recordando, como el caso del Ayuntamiento de Jun (Granada), el primer municipio del mundo en declarar Internet como derecho universal (en diciembre de 1999), una corporación que tiene claro que la tecnología ha de estar al servicio del ciudadano, no hay nada más que mirar la página web del Ayuntamiento (http://www.ayuntamientojun.org/)  para darse cuenta de la apuesta que desde este Ayuntamiento se hace por la transparencia y por la infinidad de posibilidades que nos dan las redes sociales, al servicio de la ciudadanía.

           
 (Vídeo de la entrevista realizada en el programa de Buenafuente 
al Alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas)
          
Muchos más ejemplos existen dentro de la comunidad educativa, hablando desde el contexto escolar formal, sobre el buen uso de las redes sociales para crear un verdadero “claustro” dónde colaborar, compartir, debatir, intercambiar y reflexionar, así como buenas prácticas del uso de redes sociales dentro de las aulas.  Parece que está claro que alas Redes Sociales están aquí y que nuestros jóvenes (y no tan jóvenes) las usan, nuestra obligación entonces como educadores es que aprendan a usarlas de forma adecuada, pero no solamente a los jóvenes, también a las familias y a nosotros mismos.




Uso de las redes sociales en España actualizado en enero de 2011 
http://www.youtube.com/watch?v=UR625YzZBgs

A modo de conclusión me gustaría exponer dos ideas que considero fundamentales siempre desde mi punto de vista y consciente de la cantidad de cosas que aún me quedan por aprender en este campo; la primera es la firme creencia de que no es la tecnología, ni las redes sociales en sí, lo que importa, sino el uso que las personas hacemos de las mismas, poner el acento únicamente en el aspecto tecnológico es ignorar por completo su potencial como herramientas de transformación social, la segunda idea es que cada uno de nosotros configura su propia red social al igual que lo haces en el mundo “análogico”, por eso veo fundamental saber el porqué, el como y el para qué estas en las redes. Sencillamente parar y pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada